NutriConsejos

Nutrireflexión post-navideña

7 Enero, 2016

¡Feliz año nuevo a todos!

Para empezar el año con mucha fuerza Biografía de un Plato estrena logo y no solo eso, además he querido escribir el primer post del año reflexionando sobre el panorama que existe actualmente sobre alimentación y nutrición.

Comprendo que socialmente nos han hecho entender que durante las navidades hacemos excesos, comemos más de lo que deberíamos y picamos alimentos poco saludables. Como ya he comentado en posts anteriores, compensar haciendo restricciones, dietas milagro o planes detox no son buenas opciones.

El sentimiento de culpabilidad es humano (¿He pecado? Pues a rezar Ave Marías), pero hemos normalizado el “sentimiento de culpabilidad post-navideño” del cual se benefician algunos que se hacen llamar “coach nutricionales” (por ejemplo) e incluso algunas marcas, y nos inundan con mensajes:

  • Tras los excesos has de depurarte, limpiar tus órganos, etc.
  • Tengo un secreto que te hará quemar esos quilos de más (productos y dietas).
  • Ayuna y bebe zumos para “resetear” tu organismo. (Como si fuese el router del wifi, hay que resetear de vez en cuando para que funcione…)

Meme sobre "compensar" tras los excesos.

Meme sobre “compensar” tras los excesos.


Para empezar, quiero compartir con vosotros este texto del libro Alimentación humana: errores y sus consecuencias de Mariano García Rollán:

Es increíble que el hombre se preocupe tan poco de su alimentación y, sin embargo, alimente a sus animales de granja según las técnicas más modernas, aplicadas por los veterinarios con excelentes resultados. Además de preparar pienso para un animal en una fábrica moderna, se estudian detenidamente las necesidades de todos los  nutrientes, desde aminoácidos hasta vitaminas, para que la ración sea la correcta en relación con la especie animal, sexo, edad, etc. Y mientras tanto, el dueño de los animales come lo que le ponen en la mesa, sin calcular nada, guiándose solo por el apetito, sin importarle si aquella comida contiene o no todos los nutrientes necesarios.

Mi reflexión

  • Nuestra alimentación es una gran parte de la materia que día tras día construye nuestra salud, pero no somos conscientes de ello.
  • Al no conocer la gran responsabilidad que tenemos sobre nosotros mismos con nuestros hábitos, nos informamos a través de cualquier medio o nos creemos cualquier input que vemos: Anuncios publicitarios, etiquetas de productos, fotos “fitgirls” u otros influencers de redes sociales como Instagram, Facebook o Pinterest, blogs y artículos de personas que no son profesionales de la nutrición…
Imágenes encontradas en instagram y google publicadas en estos últimos días.

Imágenes encontradas en instagram y google publicadas en estos últimos días.

  • Lo creemos, lo oímos y lo incorporamos a nuestra vida: mensajes como que debemos “limpiar” o “depurar” nuestro cuerpo, que los frutos secos engordan, que es mejor no beber agua durante las comidas, que debes comer siempre la fruta entre horas, o que las uvas y la zanahoria tienen azúcar y engordan (pero luego nos comemos galletas para desayunar o nos añadimos azúcar al café)…

En realidad el problema tiene un fondo mucho mayor, la población desconoce aspectos de la alimentación cómo qué es un plato saludable y nutricionalmente completo, cuánto es una ración de fruta o cuántas debemos comer al día, cómo es una ración de carne o pescado, cómo consumir proteína vegetal o por qué alimentos podemos sustituir el pavo con el que acompañábamos con las tostadas por la mañana (ya que la OMS declaró los riesgos de la carne procesada).

Mi consejo

  • Debemos entender que nuestra alimentación nos define y de ella depende nuestra salud el día de hoy pero también el de mañana.
  • Sé crítico con los mensajes sobre alimentación y nutrición: Si lees algún artículo o recomendación ¡duda de su veracidad! Averígualo comprobando si quién hay detrás de la información es realmente es un profesional de la salud. No debemos creernos todo lo que vemos, oímos o nos cuenta un amigo, como nos decían en casa de pequeños “con la comida no se juega”, somos lo que comemos y debemos cuidar nuestra alimentación.

            No juegues con tu alimentación, no juegues con tu salud.

  • Todos tenemos derecho a la información: No puede ser que a día de hoy la población no conozca cómo es una alimentación saludable. Los nutricionistas no estamos suficientemente reconocidos y la importancia de hacernos llegar a la gente está oculta tras las modas alimentarias y los intereses industriales. Sí, sí, a día de hoy hay gente que se enriquece a costa de nuestra salud.
  • La alimentación no es una moda, no existen las dietas milagro, dejemos de buscar la varita mágica de la pérdida de peso y pequeños secretos ocultos tras alimentos. No solo NO FUNCIONAN, sino que además suponen riesgos. No te la juegues, consulta con un dietista-nutricionista, conoce tus necesidades nutricionales, busca acompañamiento hacia un cambio dietético validado y evidenciado, no gastes dinero ni esfuerzo cambiando hábitos que has descubierto a través de internet ni en productos milagrosos. Todo el esfuerzo puede ser en vano.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Hector 7 Enero, 2016 at 7:01 pm

    Buenisimo!!

  • Leave a Reply

    1 + 7 =