NutriConsejos

¿Tu alimentación es irracional?

10 Noviembre, 2016

Somos seres humanos y por lo tanto naturalmente racionales… con nuestras creencias irracionales. Sin duda tenemos la capacidad de razonar y es algo que nos diferencia del resto de animales, sin embargo, nuestra cabeza, nuestras reacciones y nuestros hábitos están plagados de incoherencias.

ideas irracionales

Una creencia irracional conlleva a un pensamiento irracional y así a un acto irracional.

Cuando hablamos de hábitos alimenticios somos especialmente caóticos, creemos que un alimento es dañino, lo evitamos a toda costa y después hacemos algo que es mucho peor. El gran culpable de que esto suceda es de la “malnutrición” informativa que recibimos diariamente en los diferentes medios y la cantidad de mitos que nos rodean.

Si nos detenemos y observamos objetivamente qué comemos y cómo son nuestros hábitos veremos que hacemos cosas que no tienen ningún sentido.

Hoy voy a daros algunos ejemplos que quizás os ayuden a pensar en vuestros “hábitos alimenticios irracionales” y a modificarlos. Al fin y al cabo siempre escribo con el ánimo de ayudar a mejorar la alimentación de los que me leen y éste artículo puede ser una buena herramienta para comer mejor y con más coherencia.

Seguro que a vosotros se os ocurren más ejemplos, aquí tenéis los míos:

LOS CASTIGADOS CARBOHIDRATOS

Sabemos que los hidratos de carbono complejos (por ejemplo los cereales integrales) forman parte de una dieta sana y sin embargo, los que son simples (principalmente el azúcar) tienen efectos negativos en nuestra salud ya que éstos están relacionados con sobrepeso, obesidad y algunas enfermedades como la diabetes.

Aun así, muchos se permiten el croissant de la mañana, los cereales procesados, los zumos envasados, las galletas o el sobre de azúcar en el café. Pero en cambio, no les hables de la pasta o el pan porque engordan y menos para cenar.

miedo a los carbohidratos

¿Temes a los carbohidratos?

Sin duda es mejor añadir algo de pasta o pan (mejor integral) en la comida y en la cena y tomar una ración de fruta de postre que no desayunar un bollo, unas galletas o tomar un café azucarado, aunque sea a primera hora del día. Los primeros son alimentos saludables que pueden formar parte de una dieta equilibrada y sana e incluso aptos en una dieta de adelgazamiento, los segundos son productos refinados que debemos evitar o consumir ocasionalmente.

EL FOLLON DE LAS GRASAS

Es muy común desayunar o merendar un bocadillo de queso o jamón ibérico sin embargo no menciones al yogur si no tiene el apellido “desnatado” o a los frutos secos. ¡Engordan cantidad!

Según los estudios parece que las grasas no tienen tanta influencia sobre nuestra salud como pensábamos (no afectan de forma negativa a los valores analíticos), sin embargo nos ayudan a saciarnos más y por lo tanto a mantener a raya el apetito contribuyendo así a tener un mejor peso.

Dónde sí se ha visto un gran problema es en los procesados, por su dudosa calidad (a muchos les añaden almidones, azúcares y otros ingredientes de poco interés nutricional) y por su relación con el cáncer de colon.

Os voy a dar los siguientes datos para que tengáis una referencia:

  • Una loncha de jamón ibérico de 30 gramos tiene 6,7 gramos de grasa.
  • Una loncha de queso emmental de 30 gramos tiene 8,8 gramos de grasa.
  • Un yogur natural entero de 125 gramos tiene entre 2 y 3 gramos de grasa.
  • Una nuez tiene 3,8 gramos de grasa es decir, 3 nueces tienen 11,4 gramos de grasa.

Si pretendemos controlar las grasas, no tiene sentido que comamos queso o jamón o otros productos que tengan grasas añadidas y de mala calidad como el aceite de palma, y luego temer y evitar a toda costa a la grasa de un yogur natural.

Pero como os decía, las grasas han demostrado tener sus beneficios. Por si a alguien todavía le queda una espinita con el fruto seco, aquí tenéis el ejemplo de como los frutos secos nos ayudan a tener mejor peso y salud.

Otro hábito irracional muy común relacionado con las grasas es la tranquilidad con la que picamos algunas galletitas por la mañana o un “croissant”, o añadimos atún en lata con aceite de oliva o girasol (una lata de 80 gramos tiene 25,6 gramos de grasas en neto y 10,4 gramos escurrido) en las ensaladas o bocadillos. En cambio, añadir unas aceitunas en la ensalada o en el aperitivo ¡Ni hablar! Como os comenté en este post 8 aceitunas (unos 25,6 gramos de aceitunas) tienen 2,73 gramos de grasas. Es decir, una aceituna tiene un 10,68% de grasa, una ridiculez comparado con otras cosas que comemos cada día.

IRRACIONALMENTE TOXICO

Seguro que te suena eso de que “los aditivos son malos” e incluso peligrosos por su toxicidad (en nuestro país se controlan mucho los aditivos y las cantidades añadidas), sin embargo no nos tiembla el pulso cuando tomamos la copita de vino del día o las cervezas que vuelan cuando nos reunimos con los colegas.

El consumo de bebidas alcohólicas y fumar son dos grandes tóxicos y han demostrado ser gravemente perjudiciales para la salud a pesar de estar socialmente “aceptados y normalizados”. Por muy ecológica que sea la cerveza, tiene alcohol y por lo tanto una sustancia dañina para el organismo PUNTO.

No tiene sentido que seamos “ecosaludables” si luego consumimos alcohol de forma regular o fumamos.

Que conste que si decides tomar alimentos sin aditivos es totalmente respetable, pero debes tener en cuenta que una alimentación “natural”, “ecológica”, “bio” y “sin aditivos” no es sinónimo de saludable.

¿Se te ocurre otra irracionalidad alimenticia? ¡Compártela añadiendo un comentario en la publicación!

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply ¿CUÁL ES LA BASE DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE? - Patricia la Roda 9 Diciembre, 2016 at 7:41 am

    […] No tiene ningún sentido que estemos buscando  productos saludables o fórmulas milagrosas para adelgazar si no tomamos las 5 raciones de frutas, verduras y hortalizas diarias recomendadas. Como comenté en el post anterior, este pensamiento contribuye a tener una alimentación irracional. […]

  • Reply Luis 14 Noviembre, 2016 at 1:52 pm

    Excelente artículo Ana.
    Otros para echarse las manos a la cabeza:
    – Se piden 2 o 3 cubatas, pero con cocacola zero…con 7 calorías vacías por gramo de alcohol! y todos los efectos adicionales del alcohol
    – Evitar el “huevo” por el colesterol y en su lugar comerse el donut o bolleria industrial de turno para aplacar el hambre con sus deliciosas grasas trans…que si han demostrado ser dañinas desde el punto de vista cardiovascular.

    • Reply Ana Amengual 14 Noviembre, 2016 at 3:50 pm

      Totalmente de acuerdo contigo. De nuevo, muchas gracias Luis! Un saludo.

  • Reply Luis Cueva 14 Noviembre, 2016 at 10:39 am

    Totalmente de acuerdo.
    Si la gente simplemente aumentara su consumo de alimentos reales poco procesados, simplemente por saciedad comería menos alimentos procesados y bollería industrial y no tendría que estresarse con las grasas y carbohidratos añadidos.

    • Reply Ana Amengual 14 Noviembre, 2016 at 3:49 pm

      Amén!! Gracias por tu comentario Luis!!

  • Reply Mr. K 12 Noviembre, 2016 at 3:38 pm

    Se agradece leer algo con sentido común. Fantástico post. Enhorabuena.

  • Reply Sandra 11 Noviembre, 2016 at 9:16 am

    Muy buen post! Llevo algo más de un mes siguiendo tu blog y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices. Enhorabuena!!!!! 🙂 🙂 🙂

    • Reply Ana Amengual 11 Noviembre, 2016 at 9:31 pm

      Hola Sandra! Muchísimas gracias por tu comentario! Un abrazo

  • Reply Daniel 10 Noviembre, 2016 at 10:47 pm

    Atiborrarte a mierda industrial calórica y querer compensarlo con algo light, sacarina con el café, etc. Efecto “HALO” que no falte

    • Reply Ana Amengual 11 Noviembre, 2016 at 9:31 pm

      Estoy de acuerdo Daniel. Un saludo.

    Leave a Reply

    8 + Once =