NutriConceptos

El monstruo de las galletas

2 Junio, 2016

En primer lugar quiero agradecerte que ahora estés aquí, leyendo estas palabras, porque gracias a todos los que seguís biografiadeunplato.com he podido escribir cada post, semana tras semana y hoy escribo mi post número 50.

Cada vez que escribo lo hago con el objetivo de construir mensajes directos y comprensibles, ya sea desmintiendo mitos, aclarando conceptos sobre nutrición y hábitos, e incluso haciendo recetas para promover una actitud más crítica y objetiva ante la industria alimentaria, sus productos, la publicidad, los que se hacen pasar por profesionales del sector y sobretodo las barbaridades e insostenibles afirmaciones que éstos hacen sobre alimentación saludable, dietas para X, alimentos todopoderosos, etc.

De nuestro estilo de vida, del cual la alimentación es un factor muy importante, depende el 80% de nuestro futuros problemas de salud por enfermedades no transmisibles, según la OMS.

Mi mayor aspiración es transmitir la importancia de una alimentación saludable. Estás en tu derecho de saber qué puedes hacer para mejorar tu alimentación, cómo puedes adaptar a tu vida nuevos hábitos y abandonar aquellos que te perjudican, conocer y mejorar aquello que haces todos los días (varias veces al día) e influye directamente en tu salud. Tienes el derecho de saber qué y cómo comer.

Parece que alimentarnos sea un trámite, olvidamos su importancia en la prevención y el desarrollo de enfermedades, recuerda que somos lo que comemos en el sentido más literal de la frase.

Dicho esto, hoy mi diana es un producto que nos hicieron creer que es saludable y se ha adherido a la alimentación de muchísimas personas de forma peligrosa: Las galletas. Son un monstruo, porque aunque no lo parezca, son bollería.

monstruo galletas

¡Despídete de las galletas!

Las veo en todas partes, en los desayunos con el vaso de leche o con el café, o incluso peor, en forma de dinosaurios en manos de niños en los patios y en las puertas de los colegios a media tarde.

Que los “Dinosaurus” tengan el apoyo de la Asociación Española de Pediatría es inmoral, una vergüenza y un insulto tanto para los profesionales que batallamos día tras día desaconsejando este tipo de productos como para los padres ya que… ¿Qué padre no depositaría toda su confianza en una asociación de este tipo? Pero ya sabemos que los intereses económicos mueven el mundo, aunque sea a costa de la salud de los niños.

Si les das galletas Dinosaurus ¡Déjalo ya! Y si le das galletas María ¡También! Tienen harina refinada, grasas nada saludables y muchísimo azúcar.

En primer lugar, el consumo habitual de este producto (sumado a la del resto de bollería, refrescos, zumos, batidos, bebidas energéticas, chocolatinas…) perjudica a su salud y además le estás enseñando que eso está bien, que es una buena opción y que puede tomarlo libremente.

Recuerda que las galletas son bollería y por ello contribuyen al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, sobrepeso y obesidad.

Algo muy típico que me sucede al decir esto, tanto en consulta como con mis colegas, es que algunos responden con alguna de estas frases:

  • “Yo me tomo unas sanas porqué son ecológicas y son de avena.”
  • “Yo solo las tomo si son integrales.”

En primer lugar quiero recordar que lo ECO no tiene más nutrientes que lo no ECO (fuente: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23090335?dopt=Abstract ). Esto no significa que esté en contra de su consumo, la producción de estos alimentos tiene un menor impacto medioambiental y por lo tanto tiene un gran punto a su favor.

Pero lo importante de lo que vayamos a consumir (además de su origen y de que su producción haya sido más o menos respetuosa con el planeta), es qué lleva. Leer las etiquetas es un paso que te abrirá los ojos y te ayudará a aclarar dudas entre qué producto es más o menos saludable o qué marca escoger.

Lee los ingredientes y la tabla de composición nutricional, aquí tienes algunos artículos que te ayudarán a hacer este pequeño pero importante ejercicio:

He cogido unas galletas ECO, unas integrales y las otras no, las he escogido porque me hace mucha gracia que tengan “María” en su nombre, como diciendo las de toda la vida y encima ecológicas (¡la leche!) y esta es su composición:

Galletas María integrales

Galletas ecológicas

Biscuits María Integrales: Tiene harina refinada (no integral) añadida, aceite de palma, solo un triste 3% de sésamo, jarabe de manzana (es decir, azúcar) y almidón de patata.

Bio María de centeno con sirope de ágave: Sirope de ágave de segundo ingrediente (es decir, el segundo más abundante en el producto), aceite de palma, palmiste y coco y finalmente también le añaden almidón, esta vez de maíz.

Éstas también son muy interesantes, es típica la justificación de consumo de galletas porque llevan avena o espelta.

ECo galleta integral

Ecogalletas integrales de espelta y avena

Ecogalleta integral de espelta y avena: Un 60% de las galletas son avena y espelta y el siguiente ingrediente es sirope de ágave (azúcar) y también lleva almidón de maíz y una buena dosis de sal.

Unas más normalitas y de más fácil acceso son las integrales de DIET.

Galletas Diet 1

Galletas integrales Diet

Galletas integrales Diet: El 64% es harina integral y el segundo ingrediente más abundante es el azúcar moreno… es decir, azúcar. Tan abundante es, que supone el 18,8% del producto. Éstas no son ecológicas, sin embargo tienen una mejor composición en grasas y su harina es totalmente integral.

Conclusiones

  • Las galletas son bollería y por lo tanto se desaconseja su consumo. Se pueden consumir de forma esporádica pero ojo con lo de “por un día a la semana no pasa nada”.
  • Lee las etiquetas siempre que vayas a comprar un producto, haz una lectura tanto de los ingredientes como de la composición nutricional.

Así que si eres un consumidor habitual de galletas, repite conmigo:

¡Adiós monstruo de las galletas!

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply Laura 15 Marzo, 2017 at 9:50 pm

    Muchas felicidades por el artículo. Soy madre de 2 niños de 4 y 1 años e intento darles una alimentación lo más sana y natural posible, pero se me hace bastante complicado luchar contra todas las comidas menos naturales pero mucho más atractivas para ellos.
    Para merendar les llevo fruta y frutos secos, pero claro los amigos están merendando un kínder bueno, o unas galletitas de dinosaurios, y claro mi hijo me dice que él preferiría merendar eso…….. La verdad es que a veces creo que se siente el raro del parque y eso también me da penilla. Tenemos un día a la semana (viernes) que le dejo elegir algún capricho menos sano, porque al final creo que es contraproducente.
    Muchas gracias.

  • Reply Galletas, el veneno permitido | Sin Azúcar Por Favor 23 Junio, 2016 at 8:24 pm

    […] Fuente: Biografía de un plato […]

  • Reply Beth 9 Junio, 2016 at 12:04 pm

    Hola!
    Primero felicidades por tu artículo número 50!!
    A seguir así!!!! Es uno de mis blogs de cabecera.

    Y mi duda:
    en el tema de los etiquetados, empiezo a dominar mejor el tema del azúcar, pero me pierdo bastante con los aceites, almidones, etc. etc.
    Los aceites, por ejemplo, (de palma, de girasol y otros que habrá) los veo bastante en los ingredientes de los procesados, podrías darnos un poco de luz sobre ellos?
    Sé que lo mejor es evitar los procesados y aunque ya prácticamente no los consumo sí que me leo igualmente las etiquetas porque de vez en cuando me veo condicionada a adquirir alguno
    Así que te propongo un post sobre estos aceites! Si te apetece y te parece de interés, claro! 🙂
    Felicidades una vez más.

    • Reply Ana Amengual 9 Junio, 2016 at 12:35 pm

      Hola Beth, muchísimas gracias por tu comentario y sobretodo por la idea. ¡¡Me parece genial!! La semana que viene hablaré de estos ingredientes que hemos de vigilar tipo grasas de palma y coco, almidones, siropes, etc. ¡GRACIAS! Un saludo 🙂

      • Reply Beth 9 Junio, 2016 at 4:22 pm

        Genial¡¡ Gracias!!

  • Reply tedeternura.com 2 Junio, 2016 at 2:44 pm

    Mis abuelos, padres, y yo misma, hemos consumido GALLETAS con moderación y jamás hemos estado enfermos hasta el punto de tener que dejar de comer muchos alimentos que ahora se dice son perniciosos.
    Y personalmente no dudo de que así sea; pero si procuramos leer bien la información de los ingredientes que tenemos entre manos sea el que sea, y nos fijamos en que el primer ingrediente que cita no sea una cantidad elevada de azúcar, grasas no saludables y conservantes perniciosos, tampoco creo que por comer 2-3 galletas al día vayamos a enfermar.
    El problema creo que radica en la sobrealimentación que llevamos por la cantidad de artículos que pasan por delante de nuestros ojos cuando vamos a comprar. Desde hace un tiempo, ya no me llevo los folletos de propaganda de ningún supermercado porque así evito caer en tentación; tentación que luego me hace sentir culpable porque se que le he dado a mi cuerpo cosas que no debería.
    Una alimentación “sana” es difícil de llevar; porque todo absolutamente todo está desnaturalizado, y si me baso en la consabida dieta mediterránea que es la que procuro seguir, quien sabe lo que estoy comiendo y cuantas semanas llevan en los refrigeradores las frutas y otros vegetales cerrados al vacío que compro, cargados de ceras y conservantes que a buen seguro si viéramos el tratamiento que les dan no los consumiríamos. Por otro lado los productos biológicos son caros, excesivamente caros para muchos bolsillos, entre ellos el mío, y aunque de vez en cuando me premio, no siempre puedo darme el capricho, y tampoco me asegura nadie que sean todo lo auténticos que nos hacen creer
    En fin esta es mi opinión, creo que el secreto radica en no comer mucho y levantarse de la mesa sin sentirse pesad@s; procurando llevar a nuestra boca alimentos que no nos acidifiquen por dentro: carnes y derivados y productos precocinados llenos de sodio y grasas malas además de bollería y bebidas gaseosas por su aporte elevado de azúcar; pero a esto le tenemos que añadir la desinformación que hay, y la poca voluntad de cambios de la sociedad en general.
    UN SALUDO Y MIL GRACIAS POR VUESTRA INFORMACIÓN:)
    Conxita.

    • Reply Ana Amengual 3 Junio, 2016 at 7:42 am

      Gracias por compartir tu opinión Conxita. Un saludo.

    Leave a Reply

    cuatro + dos =